lunes, 5 de diciembre de 2011

Cocina de Aroma… O Aromas en la Cocina.




     Una de las cosas que más disfruto del oficio de cocinar es poder escoger con mis propias manos los ingredientes frescos que voy a utilizar; es maravillosa la sensación de recorrer una frutería o verdulería e ir, poco a poco, acariciando los tomates para encontrar el más jugoso y firme, oliendo la fresca albahaca recién cortada o las matitas de romero que con la brisa inundan nuestros sentidos, y ni hablar de esas fresas intensamente rojas que de solo verlas hacen agua la boca. 


    Una vez hecha la compra entrar a la cocina se convierte en casi un ritual sagrado: dejar las bolsas sobre el mesón, ir hasta la sala y poner algo de música (que por supuesto vaya con el humor del momento), abrir las ventanas para que la brisa pueda traer consigo algunas noticias del mundo exterior, volver y a sacar todo… para luego comenzar a cocinar.

     Muchas veces no tengo ni idea de que voy a preparar hasta el momento de la compra, otras tantas lo descubro ya en casa, frente al mesón, con los ingredientes esperando y los cuchillos prestos a cualquier decisión. Entonces, cual alquimista que escoge, pesa y mezcla, comienza la travesía en la cocina: los olores se van despertando a medida que los cuchillos se deslizan por las cebollas, los ajos, los ajíes… todo se intensifica cuando se ponen al fuego… una salsa espesa de rojos tomates burbujea lentamente, desprendiendo cada vez olores de albahaca, de ajo, y por supuesto de tomate… los mariscos a un lado evocan el mar, no el embravecido, sino el tranquilo, aquel que disfrutamos con el vaivén de su oleaje… mas allá unas fresas aguardan lejanas, a la espera de qué harán con ellas, rojas, intensamente rojas, tientan al alquimista que aún no sabe qué hacer con ellas.

Y así, entre la música que suena al ritmo de la brisa y el calor del fuego haciendo su labor, se llena de aromas la cocina… la casa… la vida.

Se llena de aromas, de colores, de recuerdos, de experiencias…que invaden todos nuestros sentidos.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada